RODANDO CON

Suzuki SV 650 2020

La sencillez como fórmula para alcanzar el éxito

Análisis Exterior

En 1999 la marca nipona dio a conocer su apuesta de cilindrada media en el segmento de las naked y se trataba de una pequeña moto con un motor V-Twin de 650 centímetros cúbicos y 70 caballos a 9.000 rpm, todo un juguete de 175 kg de peso.

En 2003 recibió un nuevo diseño adaptándose con unas líneas más incisivas, sistema de inyección y renovación en el sistema de frenado y chasis.

En 2007 incorporaría doble bujía por cilindro y ABS como equipamiento opcional.

A partir de 2009 Suzuki decidió ponerle nombre más comercial y comenzó a venderla bajo el nombre Gladius que se vendería hasta 2012.

Debido a la tendencia de volver a los orígenes y lo vintage la marca volvió a denominarla SV650 tras presentar un nuevo modelo actualizado en 2017 y que sigue vigente hasta la fecha manteniendo la esencia sencilla que la convirtió en referente desde la primera generación.

Actualmente cuenta con la misma estructura característica con un frontal clásico con faro redondo de tecnología halógena y una trasera algo más deportiva y afilada.

Sus dimensiones son reducidas y su diseño simple. Aúna clasicismo y deportividad movidos por un motor muy redondo.

La unidad de prueba cuenta con una combinación de colores que nos recuerda a la gama de su predecesora, la Gladius, con un chasis tubular pintado en rojo a juego con las llantas de 5 brazos y un depósito en gris metalizado con detalles en negro brillo.

Destaca un colín afilado con un doble piloto trasero en forma de rombo que combina de maravilla con su rueda trasera de medida 160.

Suzuki sigue huyendo de gadgets de última generación y se ve reflejado en su instrumentación que cuenta con una pantalla monocromática bastante conservadora pero muy completa, sólo pediríamos algo más de brillo ya que cuando le pega el sol la legibilidad se ve comprometida.

DETALLES

Pinzas de Freno doble piston delanteros y doble disco en ambas ruedas.

Rodando con la Suzuki SV 650 2020
Rodando con la Suzuki SV 650 2020

Pantalla digital monocromática

Motorización probada

 Motor DOHC 90º V-Twin

\

Cilindrada exacta: 645 cc

\

Potencia máxima: 76.5 CV

\

Emisiones CO2 (g/Km): 89

\

Diámetro x carrera: 81.0 mm x 62.6 mm

Rodando con la Suzuki SV 650 2020

Prueba en Ciudad

Lo primero que buscamos en una naked de cilindrada media es manejabilidad, potencia suficiente y una postura cómoda, por lo que la SV es una buena opción por la que decidirse. 195 kg y un sillín situado a 785 mm del suelo la convierten en una moto muy adecuada para todas las tallas y una gran urbanita que pese a no tener un ángulo de giro generoso su manejo es sencillo y ligero.

 

El motor bicilíndrico en V permite empujar desde muy abajo con un par que alcanza su máximo a 8.000 vueltas. Además con su depósito de 14 litros  y su consumo ajustado (si nos portamos bien…) podremos recorrer unos 300 kilómetros antes de parar a repostar.

La postura de conducción es simplemente perfecta para el día a día en la que podremos viajar con la espalda recta y los brazos bastante relajados gracias a un manillar bastante estrecho y alto

Prueba en Carretera

Si salimos de la ciudad sufriremos bastante si vamos a velocidad de crucero pero no es culpa de Suzuki sino del mundo naked, el viento es nuestro enemigo. Pese a todo se trata de una moto muy estable a velocidades altas, sin vibraciones y con fuerza de sobra para cualquier adelantamiento o incorporación, parece que lleva más de 650 centímetros cúbicos.

 

En carreteras secundarias es una de las motos del segmento que más fina va, es una máquina perfecta con un tacto de dirección y gas al alcance de muy pocas.

Frena bien, corre, la suspensión tiene un tarado correcto y sin mucha dureza pero bastante rígida.

La incomodidad del asiento nos enseña la parte positiva y no es otra que la facilidad con la que podremos descolgarnos de la moto y jugar con nuestro peso para enlazar curvas durante un tramo sinuoso.

Una de las pegas puede ser su instrumentación difícil de leer si el sol está por medio, una pantalla con más brillo no vendría nada mal.

A la hora de encarar un puerto de montaña la Suzuki sube de vueltas de manera muy lineal y contundente alcanzando la potencia máxima a las 8.500 vueltas. El cambio está muy bien escalonado con un embrague suave que nos permite enlazar las marchas sin ninguna complicación y siempre con fuerza.

VIDEO-PRUEBA

Rodando con la Suzuki SV 650 2020

LA PRUEBA EN NUESTRA CUENTA OFICIAL DE INSTAGRAM

AVANCES DE LA PRUEBA

Nuestra valoración

Nuestra valoración por apartados generales de la moto.
  • Diseño 85% 85%
  • Equipamiento 75% 75%
  • Motorización 90% 90%

¿QUÉ NOS HA GUSTADO?

Diseño Continuista

N

Aprobado

Sencillez y calidad de componentes

N

Aprobado

Motor eficaz y eficiente

N

Aprobado

Precio

N

Aprobado

¿QUÉ se puede mejorar?

Actualización tecnológica

M

Mejorable

Asiento duro

M

Mejorable

veredicto final

Los años que llevamos de siglo siempre hemos tenido en el mercado una SV650 con una línea y un espíritu continuista que les funciona de maravilla.

Han huido de modas y diseños extravagantes para ofrecer una moto naked pura y dura, algo que, como el buen vino, envejece bien y se valora más con los años.

Un motor genial con un funcionamiento exquisito y un diseño atemporal sin caer en moda vintage, todo un acierto.