¿Estás preparado para un coche eléctrico?

Mar 19, 2020 | Consejos, Mundo Peugeot

La oferta de coches electrificados sigue aumentando. Peugeot ya tiene en el mercado una completa gama electrificada que puede satisfacer las demandas de la inmensa mayoría de los usuarios, con una tecnología vanguardista, limpia, práctica y emocionante. La marca ya tiene en los concesionarios dos modelos eléctricos: los Peugeot e-208 y Peugeot e-2008. Y su oferta electrificada también incluye la tecnología híbrida enchufable, con una gama compuesta por los Peugeot 508 Hybrid, Peugeot 508 SW Hybrid, Peugeot 3008 Hybrid4 y Peugeot 3008 Hybrid.

Muchas personas se están planteando adquirir un coche eléctrico o un híbrido enchufable, pero como sucede con cualquier novedad tecnológica, dar el paso suscita dudas. En esta Guía se exponen los factores a tener en cuenta antes de adquirir un automóvil electrificado, los motivos que pueden influir en esa decisión, y si es la más apropiada para cada cual, teniendo en cuenta una serie de circunstancias vitales.

1. ¿Cuánto valoro el emitir menos CO2?

Para muchas personas, electrificar su movilidad es una cuestión de conciencia medioambiental. Los coches eléctricos y los híbridos enchufables tienen unas emisiones de CO2 –las responsables del calentamiento global- mucho más reducidas que los coches con motor de combustión. Según diversos estudios*, a lo largo de todo el ciclo de vida de un automóvil (desde la extracción de los materiales necesarios para construirlo, hasta su reciclaje final), un eléctrico emite de un 30 a un 70% menos de CO2, dependiendo del origen más o menos renovable de la energía con la que lo recarguemos a lo largo de su fase de utilización.

Contribuir a limpiar el aire de las ciudades puede ser otro importante estímulo. Los eléctricos no generan emisiones locales de CO2, NOx, monóxido de carbono CO o hidrocarburos sin quemar HC; y solo emiten las partículas sólidas procedentes del desgaste de frenos y neumáticos. Los híbridos enchufables siguen el mismo patrón si circulamos en modo eléctrico, algo perfectamente viable por su autonomía (hasta 59 km un Peugeot 3008 HYBRID). Y si lo hacemos en modo híbrido, emiten menos que los coches convencionales.

2. ¿Qué ventajas me aporta?

Otro motivo para decantarse por un coche electrificado son los beneficios que aportan en entornos urbanos: el acceso libre a zonas de ultrabajas emisiones y a núcleos urbanos en protocolos de contaminación, poder aparcar en zonas de estacionamiento regulado, incluso sin pagar; acceso a carriles de alta ocupación o la bonificación en el impuesto de circulación, por poner algunos ejemplos.

3. ¿Dispongo de un lugar para recargarlo?

Un factor importante es disponer, o no, de un lugar donde efectuar la recarga. Lo ideal es tener de una plaza de garaje para instalar un cargador y seguir el proceso de cargar el coche en casa, como hacemos con el móvil. Si la plaza es individual (en un chalet), el problema que puede surgir es adaptar la potencia y la acometida de la instalación eléctrica. Si es comunitaria, el artículo 17.5 de la Ley de Propiedad Horizontal (LPH) dice que “la instalación de un punto de recarga de vehículos eléctricos para uso privado en el aparcamiento del edificio, siempre que éste se ubique en una plaza individual de garaje, solo requerirá la comunicación previa a la comunidad”. Peugeot regala un punto de recarga de 7,4 kW con la adquisición de un Peugeot e-208 para aquellos clientes particulares que financien.

Si no se dispone de plaza de garaje, ¿puedo tener un punto de recarga en mi puesto de trabajo? o ¿hay puntos de recarga públicos cerca de casa o de mi trabajo? Peugeot facilita mucho esta labor a los usuarios con ChargeMyCar de Free2Move Services, con una tarjeta de carga que permite acceder a una red de más de 130.000 puntos de carga en Europa y una app que facilita su búsqueda.

4. ¿Cómo utilizo mi coche a diario?

El siguiente factor a tener en cuenta: cuál es la frecuencia y distancia de tus recorridos cotidianos; y cuántos viajes largos en coche realizas al año. Los Peugeot e-208 y e-2008 ofrecen hasta 340 km y 320 Km (WLTP), respectivamente, de autonomía. Esta distancia cubre las necesidades de la inmensa mayoría de los usuarios (según datos del INE*, los automovilistas recorren en España una media de 240 km semanales) con una única recarga semanal. Con un híbrido enchufable podríamos recorrer esos 34,4 km diarios en modo eléctrico, con una recarga diaria.

5. ¿Puedo viajar con un coche electrificado?

A la hora de viajar, con el híbrido enchufable disfrutamos de una autonomía similar a la de un coche con motor de combustión. Con un eléctrico de Peugeot tendremos que programar paradas para recargar cada 300 kilómetros, aproximadamente, sabiendo que estos datos pueden variar en función de las condiciones de conducción (como la velocidad del vehículo y el estilo de conducción) y de factores ambientales (como la temperatura exterior). En un punto de recarga de 100 kW podemos alcanzar el 80% de la carga en solo 30 minutos. Y si todo esto no es suficiente, se puede contratar el Mobility Pass de Peugeot, que permite alquilar un vehículo convencional a una tarifa ventajosa.

Es cierto que, inicialmente, la autonomía disponible y la necesidad de recargar el coche pueden generar ansiedad en los usuarios. Pero esa sensación desaparece cuando se comprueba lo mucho que da de sí la autonomía de un eléctrico y lo fácil que es encontrar puntos de recarga a través de aplicaciones como ChargeMyCar.

6. ¿Es mucho más caro que un coche convencional?

Al adquirir un coche hay que tener en cuenta lo que nos va a costar realmente, es decir, su precio de adquisición más su coste de uso, e incluso su valor de reventa. El precio de un eléctrico es superior al de un modelo convencional equivalente. Pero esta diferencia se reduce por su inferior coste energético (entre 0,65 y 1,66 euros de energía eléctrica cada 100 kilómetros para un Peugeot e-208 *, por los 4,84 euros/100 km de su equivalente diésel*), de mantenimiento (menos piezas sometidas a desgaste y revisiones cada dos años), impuestos y seguros. En cuanto a su valor de recompra, se prevé que los valores residuales de los BEV sean más elevados que los de sus equivalentes de combustión.

Con un híbrido enchufable, como el Peugeot 3008 HYBRID4, sucede algo similar. El modelo electrificado reduce la diferencia inicial de precio por un inferior coste energético (entre 1,1 y 2,5 euros/100 km de energía eléctrica para un Peugeot 3008 HYBRID4*, por los 6 euros/100 km. de su equivalente diésel*) y de impuestos.

7. ¿Es igual de seguro un coche electrificado?

Los eléctricos e híbridos enchufables de Peugeot superan las mismas pruebas de choque, con excelentes notas, que los modelos con motor de combustión. Sus baterías y sistemas eléctricos están completamente aislados, y disponen de las últimas ayudas a la conducción, como el crucero adaptativo con función Stop & Go, el Full Park Assist con función perimétrica Flankguard o el freno automático de emergencia que detecta peatones y ciclistas, tanto de día como de noche.

8. ¿Eléctrico o híbrido enchufable?

La lógica dicta que para recorrer cortas distancias será más apropiado un eléctrico de holgada autonomía, como el Peugeot e-208. Y que cuantos más kilómetros de carretera y viajes hagamos, ganará peso la opción de un híbrido enchufable, que permite un uso diario eléctrico y una gran autonomía total.

La tecnología híbrida actúa como puente entre los coches tradicionales y los eléctricos y es una opción ideal para aquellos usuarios a los que todavía les da un poco de miedo pasarse a un automóvil cien por cien eléctrico. Eso sí, la tecnología eléctrica engancha a la mayoría de los que la prueban y el próximo coche de muchos de los que hoy optan por un híbrido enchufable será un eléctrico, una vez han comprobado lo sencillo que es adquirir el hábito de recargarlo, y probado las ventajas que ofrecen los coches de cero emisiones, lo agradable que es conducir en modo eléctrico y la gratificante sensación de circular sin humos.