RODANDO CON

Hyosung Bobber GV300S 2020

Sensación de vivir

Bobber GV300S

Análisis Exterior

Hace unos meses llegó a nuestro garaje una pequeña con pinta de querer comerse el mundo. Era una 125 con aspecto custom moderno y una apariencia de calidad que nos sorprendió gratamente.

Ahora recibimos el mismo modelo pero con motor de 300 centímetros cúbicos y más ganas no podíamos tener de probarla.

Su estética es, si cabe, más cautivadora que la 125. Mantiene sus aires custom deportivos en frasco pequeño con un lateral dominado por tres óvalos (depósito, filtro de aire y tapa lateral) que son su seña de identidad.

Centrándonos en el depósito, su color negro con acabado satinado y su emblema “Bobber” aportan elegancia al conjunto.

Su asiento es idéntico al de su hermana pequeña contando con unas formas marcadas y muy orientado a su uso para una sola persona ya que la parte del acompañante carece de un mullido decente para poder ir mínimamente cómodo.

La iluminación es, como debe ser, conservadora gracias a un faro delantero redondo con tecnología halógena con unas medidas pequeñas y muy acertadas acompañado por unos intermitentes con pantalla naranja de la misma tecnología.

Para la parte trasera Hyosung ha confiado en un piloto de pequeño formato con forma de media luna.

La denominación Bobber está justificada en el tamaño de sus ruedas con 120/80-16 delante  y 150/80-15 detrás; y un manillar plano y ancho.

La alternativa que ofrece la marca para tener una moto bonita a buen precio equipada con un motor suficiente es muy llamativa

Sin duda el mercado de neoclásicas está hasta arriba de modelos y para situarse en la cima hay que arriesgar y pensamos que Hyosung lo ha conseguido con un modelo muy aparente y con la calidad suficiente para resaltar ante sus rivales.

DETALLES

Motor bicilindrico en «V» a 60º

Motor bicilindrico en "V" a 60º
Rodando con la Daelim XQ2 300 2020

Horquilla convencional con fuelles

Motorización probada

Bicilíndrico en V a 60º DOHC 8 válvulas

\

Cilindrada exacta: 295,9 cc Bicilíndrico en V a 60º

\

Potencia máxima: 30 CV a 8.500 rpm

\

Diámetro por carrera: 58,0 x 56,0 mm

\

Par motor máximo: 2,56 Nm a 6.500 rpm

Prueba en Ciudad

172 kg es el peso que anuncia la marca en orden de marcha que, si bien, no es liviana sí se puede manejar con facilidad por ciudad gracias a su centro de gravedad bajo y su asiento situado a 710 mm del suelo, para todas las tallas.

El motor bicilíndrico en “V” es muy gustoso de llevar gracias a su suavidad y su entrega de potencia lineal y progresiva.

 

No encontraremos brusquedad ni buscándola.

La caja de cambios es suave y no encontramos más pega que encontrar el punto muerto en alguna ocasión pero suponemos que es “pillarle el truco”.

Los consumos durante los trayectos en ciudad se han situado por encima de los 3,5 litros cada 100 kms.

Por último debemos concluir el apartado declarando que es una moto muy apta para el día a día y que su postura de conducción, pese a no ser una custom clásica, es agresiva pero cómoda para la ciudad.

Prueba en Carretera

Saliendo de su hábitat más adecuado nos encontramos con una moto muy dócil que consigue mantener ritmos de autovía sin mucho sufrimiento y que si quisiéramos podríamos llegar a velocidades máximas cercanas a los 150 km/h.

Sin ser un tiro de moto podremos adelantar o incorporarnos a una vía con buen ritmo y sin problema.

 

Uno de los “miedos” que tenía cuando recogí la moto era encontrarme con un exceso de vibración a altas vueltas pero nada más lejos, es un motor que si se le nota suelto y con más vibración que de costumbre pero se ha solucionado bien aislando estriberas, chasis y manillar consiguiendo mitigar casi por completo esas cosquillas provocadas por la vibración.

¡Ojo! Si mantenemos la moto alta de vueltas notaremos esas vibraciones pero no es una moto pensada para ir a tope siempre.

En carreteras secundarias su ritmo es aceptable pero si echaremos en falta empuje ya que no debemos olvidar que tenemos un 300 con un par motor de 25,6 Nm a 6.500 rpm que puede no ser suficiente a la hora de subir alegre un puerto de montaña.

 

A la hora de enlazar curvas el chasis se adapta bien y las suspensiones, aunque de tacto seco nos permiten no salir de la trayectoria a la vez que absorben bien las irregularidades.

Para la suspensión delantera cuenta con una horquilla telescópica hidráulica y barras 35 mm, en la trasera equipa 2 amortiguadores hidráulicos convencionales regulables en precarga.

VIDEO-PRUEBA

Rodando con la Hyosung Bobber GV300S 2020

LA PRUEBA EN NUESTRA CUENTA OFICIAL DE INSTAGRAM

AVANCES DE LA PRUEBA

Nuestra valoración

Nuestra valoración por apartados generales de la moto.
  • Diseño 80% 80%
  • Equipamiento 65% 65%
  • Motorización 65% 65%

¿QUÉ NOS HA GUSTADO?

Diseño muy cuidado

N

Aprobado

Motor cumplidor

N

Aprobado

Relación Calidad-Precio

N

Aprobado

Consumo contenido

N

Aprobado

¿QUÉ se puede mejorar?

Peso algo elevado

M

Mejorable

Asiento con mullido mejorable

M

Mejorable

veredicto final

Si tuviera 4.495€ para gastar en una moto, la Bobber 300 sería una seria candidata.

Es un precio por el que hoy en día puedes conseguir una scooter 125 japonesa con la ventaja de que el motor de la Hyosung te puede llevar donde quieras sin miedo a quedarte atrás.

Su estética personalmente me parece muy acertada y sus 30 cv son suficientes para todo tipo de usos.