RODANDO CON

Moto Guzzi V7 Night Pack 2020

Un modelo legendario más en forma que nunca.

Análisis Exterior

En la década de los 60 la marca italiana introdujo en el mercado una moto bicilíndrica que poco a poco se iría convirtiendo en una habitual en las carreteras europeas. Con una potencia contundente y un diseño de lo más cuidado Moto Guzzi vio nacer a su modelo más ilustre, la V7. Hoy en día el mercado cuenta con una tendencia o moda por las motos clásicas o de estilo “retro” y quién mejor que Guzzi para aprovechar y seguir llenando la biografía de la naked.

El diseño de la V7 original se ha mantenido casi intacto hasta la fecha y únicamente ha sufrido cambios mecánicos y en la parte ciclo para actualizarse con respecto normativas.

Sigue contando con un depósito robusto con una línea de fuerza en la parte posterior que da pie a los característicos cilindros en V que sobresalen a ambos lados del tanque.

La combinación de colores de la unidad de prueba cuenta con un depósito mate de tonos marrones destacando levemente sobre el resto negro de la moto. Aportando elegancia y sobriedad al conjunto.

El acabado Night Pack cuenta con color negro mate en elementos como colectores, motor o tapas laterales.

La V7 es el modelo de acceso a la marca pero no por ello es una moto baja en prestaciones. Cuenta con una cilindrada de 744 centímetros cúbicos que rinde una potencia de 52 CV a 6.200 rpm y tiene un par motor de 60 Nm a 4.900 rpm.

Unas cifras satisfactorias para ciudad y carretera, además podremos limitarla si únicamente contamos con el carnet A2.

DETALLES

Entre sus actualización podemos disfrutar de iluminación de nueva factura en la que incorpora tecnología LED incluso como luz diurna.

Rodando con la Moto Guzzi V7 Night Pack 2020
Rodando con la Moto Guzzi V7 Night Pack 2020

Pantalla TFT con toda la información 

Motorización probada

 Motor V4 de 65 °

\

Cilindrada exacta: 1077 cc

\

Potencia máxima: 129 kW (175 CV) a 11.000 rpm

\

Torque máximo: 121 Nm a 9.000 rpm

\

Emisiones: 183 g/km C02

Rodando con la Moto Guzzi V7 Night Pack 2020

Prueba en Ciudad

Una postura de conducción ideal es lo primero que observaremos nada más sentarnos en la V7 y es que es un modelo pensado para el día a día, con un manillar muy bien situado, un asiento mullido y unas estriberas perfectamente ubicadas para no sentir fatiga.

El centro de gravedad es bajo y eso la convierte en una moto dócil que ratonea y callejea muy bien. Además, la transmisión por Cardan le aporta ese plus de suavidad que nos permitirá cambiar de marcha de manera suave.

 

Es, por tanto, una moto ideal para la ciudad con un motor que entrega la potencia desde abajo de manera progresiva y que tiene un consumo bastante contenido para su cilindrada, apenas 4.5 litros a los 100 kilómetros nos permitirán tener una autonomía de cerca de 500 kilómetros.

La suspensión cuenta con una horquilla telescópica con barras de 40 mm y un recorrido de 130 mm y en la parte trasera dos amortiguadores regulables en precarga con un recorrido de 93 mm. Para ciudad es confortable y absorbe muy bien las irregularidades del terreno.

En cuanto a la frenada contamos con un disco de 320 mm flotante con pinza Brembo de 4 pistones en la rueda delantera y para la rueda trasera un disco de 260 mm con pinza flotante de 2 pistones. Ambas con ABS.

Prueba en Carretera

Pese a ser una moto urbana, su gran motor nos ofrece muy buen comportamiento en tramos de secundarias y autovía. Es una moto muy estable y confortable a velocidades al límite de lo permitido en la que no notaremos exceso de vibración pero como buena naked mejor no visitar mucho las autovías si no queremos merendarnos todo el viento de cara.

 

Por ello os hablaré de su comportamiento en carreteras secundarias, su hábitat natural.

Es una moto que, como ya hemos visto en ciudad, tiene un centro de gravedad bajo que nos permite jugar con ella y tumbarla de manera muy sencilla para poder enlazar trazados sinuosos sin esfuerzo. La única pega en este aspecto es la colocación tan baja de los escapes, si hacemos una conducción muy agresiva podremos rascar con facilidad.

Los 60 Nm nos mueven con alegría y sin sustos, es una moto en la que sentimos fuerza y control a partes iguales ayudada de un sistema de frenado a la altura con un ABS poco intrusivo pero con buena mordida.

Si deseamos hacer rutas más largas la Guzzi estará encantada de llevarnos, su asiento nos pedirá más kilómetros y su postura natural de conducción nos retrasará la fatiga, es una de las naked mejor preparadas para rutas largas.

Los 21 litros de depósito nos ofrecerán una autonomía cercana a los 450 kms a ritmo alegre.

La suspensión hace un trabajo excelente con un tarado bien ajustado en el que notaremos el asfalto pero sin detrimento alguno.

VIDEO-PRUEBA

Rodando con la Aprilia Tuono V4 1100 Factory

LA PRUEBA EN NUESTRA CUENTA OFICIAL DE INSTAGRAM

AVANCES DE LA PRUEBA

Nuestra valoración

Nuestra valoración por apartados generales de la moto.
  • Diseño 90% 90%
  • Equipamiento 75% 75%
  • Motorización 85% 85%

¿QUÉ NOS HA GUSTADO?

Diseño elegante

N

Aprobado

Motor eficaz y eficiente

N

Aprobado

Confort de marcha

N

Aprobado

¿QUÉ se puede mejorar?

Potencia justa

M

Mejorable

Precio elevado

M

Mejorable

veredicto final

Ninguna marca tiene más derecho que Moto Guzzi a aprovechar y sacar partido de la tendencia neoclásica actual. Siempre han confiado en éste segmento de motos con estilo y motores cumplidores y pasionales sin importar las tecnologías ni gadgets de nueva factura.

La V7 es, sobre todo, una moto con mayúsculas con todo lo bueno de sus inicios (motor y diseño) y todo lo necesario en cuanto a seguridad y ayuda a la conducción. En definitiva una moto con estilo, con garra y con una lógica aplastante.