Presentación Nacional del Nuevo Mazda MX-30, primer eléctrico de la marca.

Sep 24, 2020 | Al volante, Cero Emisiones, Eléctricos, Videos

En esta oportunidad nos hemos desplazado al centro de Madrid para poder asistir a la presentación nacional del Mazda MX-30 2020, el primer coche 100% eléctrico de la marca nipona. Un coche que bajo la plataforma que comparte con el Mazda CX-30 llega para ofrecer un coche diferente en cuanto a motorización pero en concepto de uso también.

Bajo una línea Crossover muy arriesgada gracias a la evolución de diseño KODO, vemos una linea muy coupé con ópticas esculpidas en formato 3D y con pasos de ruedas en negro mate muy marcados, en el interior podemos ver un acabado premium armonizado con los materiales «sostenibles» que han usado de plásticos reciclados, tapizado vegano y el uso de corcho para algunas zonas del interior, sí como lo leeis Corcho! justo ahora la marca cumple 100 años de historia y es un pequeño guiño a los inicios de la marca cuando comenzó produciendo corcho.

No me extiendo mucho más y os dejo la video prueba de contacto en esta presentación donde he explicado todos los detalles de este MX-30. A continuación del vídeo tendréis información técnica del coche y nota de prensa.

Presentación Nacional del Nuevo Mazda MX-30

¿Por qué el nombre MX-30?

Si buceamos un poco en la historia de Mazda, descubriremos que la denominación “MX” es anterior a la aparición del MX-5, el deportivo de mayores ventas del mundo. De hecho, se ha utilizado más de una docena de veces en diferentes modelos de producción en serie, prototipos y modelos de competición.

Todos esos coches comparten el prefijo MX porque, cada uno a su manera, han respondido al reto de escapar a los límites de lo convencional para crear y ofrecer nuevos valores. Eso fue justamente lo que hizo el MX-5 cuando se presentó en 1989: la industria del automóvil había abandonado el deportivo asequible, pero Mazda desafió lo establecido e hizo una perfecta reinterpretación moderna de un roadster clásico de tracción trasera.

Sin embargo, el primer Mazda con una “MX” en su emblema fue el MX-81, un concept car de 1981. Era un 5 puertas futurista, con forma de cuña, creado por el estudio italiano Bertone. Sus faros escamoteables y los grupos ópticos traseros montados en altura se vieron en otros modelos de Mazda posteriores.

El MX-02, un prototipo de 1983, tenía elementos únicos, como tracción a las cuatro ruedas y una pantalla Head Up Display en el parabrisas. Por su parte, el MX-03, otro concept de 1985, fue varios pasos más allá: en lugar de un volante, tenía una columna de control que recordaba a la de un avión; también tenía tracción a las cuatro ruedas y un motor de tres rotores que desarrollaba 315 CV.

El MX-04 con motor rotativo se pudo ver por primera vez en el Salón del Automóvil de Tokio de 1987. Llamaba la atención por sus dos juegos de paneles de carrocería desmontables, gracias a los cuales el propietario podía configurarlo como un cupé con techo de vidrio o como un roadster sin puertas laterales estilo buggy de playa. Apenas dos años después hizo su aparición el MX-5. Los siguientes coches con la denominación MX fueron modelos de producción: el MX-3, un cupé de 5 puertas de 1992, destacaba por montar el motor V6 más pequeño del mundo. Y el MX-6, más grande, era un cupé lleno de estilo que se comercializaba al precio de una berlina familiar.

Tras la victoria del Mazda 787B en las 24 Horas de Le Mans de 1991 y el veto a la participación de vehículos con motor rotativo en esta prueba, Mazda presentó el coche más radical que llevó el emblema MX durante los años noventa: el MXR-01, un prototipo de coche de carreras del que solo se construyeron cinco unidades. Desgraciadamente, el MXR-01 se había diseñado para el Campeonato Mundial de Sport Prototipos… que desapareció en 1992, con lo que este modelo perdió su oportunidad, en lo que también supuso el fin del programa de automovilismo internacional de Mazda.

El MX-Sport Tourer de 2001 fue otro concept rompedor por sus puertas freestyle, mientras que el concept MX-Flexa de 2004 presentó al mundo las puertas correderas que después se montarían en el Mazda5 de producción en serie. Los concepts MX-Sport Runabout (2002) y MX-Sportif (2003) fueron sendos avances del Mazda2 de segunda generación y del nuevo Mazda3, respectivamente. El MX-MicroSport de 2004 fue un concept de 5 puertas dirigido al mercado norteamericano. Para terminar, el MX-Crossport de 2005 allanó el camino a todo un linaje de SUV que ha cosechado numerosos premios y que se prolonga hasta los actuales CX-5 y CX-30.

Con la llegada del MX-30, ya era hora de que el nombre MX volviera a un modelo de producción. Y, puesto que es el primer coche eléctrico de producción en serie de Mazda, es justo decir que el MX-30 abre una nueva página en su historia.

Presentación Nacional del Nuevo Mazda MX-30

Un coche eléctrico para los conductores y para el medio ambiente

El concepto “Humano Moderno” lleva un paso más allá el diseño Kodo

Aunque el Mazda MX-30 conserva esa belleza artesanal de las formas típica del diseño Kodo, ha buscado una nueva inspiración en el concepto Humano Moderno, una exploración en una dirección de diseño más expresiva, en sintonía con nuevos valores y tendencias en alza.

Este concepto Humano Moderno ha estimulado planteamientos de diseño sin precedentes. El exterior es decididamente minimalista y transmite la belleza de un cuerpo sólido, mientras que las puertas freestyle y la carrocería en tres tonos crean sensaciones de espacio y amplitud.

El interior está diseñado para producir en los ocupantes la sensación de estar “envueltos en un espacio abierto”, con una consola central flotante y materiales exclusivos, elegidos para minimizar el impacto ambiental.

Un interior con acabados artesanales y materiales respetuosos con el medio ambiente

En el habitáculo, el equipo de diseño ha prestado una especial atención no solo a seleccionar los materiales correctos sino también a presentarlos sacando a relucir sus mejores cualidades.

Por ejemplo, la bandeja de la consola central es de corcho natural y su diseño subraya la textura y la calidez visual de este material. En las molduras de las puertas se ha utilizado una fibra con una textura que parece contener aire, con la que se potencia la sensación de amplitud del habitáculo con un nivel de detalle nunca visto.

Ambos materiales destacan por su bajo impacto y por su sostenibilidad. La fibra empleada en las molduras de las puertas se obtiene a partir de la reutilización de materiales plásticos, mientras que el corcho procede de la corteza del alcornoque sin perjudicar al árbol. Por otro lado, Mazda ha sustituido la tapicería de piel auténtica por una alternativa vegetal.

Por primera vez en un modelo Mazda, el climatizador se controla mediante una pantalla táctil de 7 pulgadas, situada en la parte inferior de la consola central. Los controles se presentan de forma sencilla. Sus funciones están agrupadas de forma inteligente, para que todas las operaciones resulten rápidas e intuitivas.

De los materiales a la funcionalidad y de la tecnología al diseño, todos los elementos se combinan para crear un espacio que transmite tranquilidad desde el mismo instante en que se abre la puerta, durante la conducción y durante todo el tiempo que uno permanece en el vehículo.

Una experiencia de conducción adictiva

Mazda quiere enriquecer la vida de las personas a través de la experiencia de tener un coche y conducirlo. La marca tiene una visión de futuro en la que los coches coexisten de forma sostenible con el planeta y la sociedad. Para hacerla realidad, tiene el compromiso de abordar y resolver los nuevos desafíos del automóvil mediante planteamientos creativos y avanzados. Esa es la esencia de la visión de Mazda.

Con el Mazda MX-30, la marca introduce una nueva tecnología de propulsión eléctrica denominada e-Skyactiv. Con una potencia máxima de 107 kW/145 CV, una entrega de par máxima de 270,9 Nm y tracción delantera, el MX-30 acelera de 0 a 100 km/h en 9,7 segundos.

El sistema de propulsión e-Skyactiv se basa en una batería de iones de litio de 35,5 kWh. Con un consumo de 19 kWh/100 km y 0 g/km de emisiones CO2 (WLTP, ciclo combinado), el Mazda MX-30 ofrece una autonomía de 200 km, muy por encima de los 48 kilómetros que los europeos conducen de media cada día.

En línea con la filosofía centrada en el ser humano de Mazda, que ha dado lugar a nuevas tecnologías como la Skyactiv-Vehicle Architecture, se han adoptado estructuras anulares multidireccionales en la carrocería. Del mismo modo, se ha incorporado el sistema G-Vectoring Control Plus (e-GVC Plus) para capitalizar al máximo las características y cualidades de un vehículo eléctrico

Mazda ha desarrollado un sistema propio de pedal motor para el Mazda MX-30, creado a partir del pedal del acelerador tradicional, con el que reduce el tiempo de reacción del vehículo a la presión del pedal. De forma complementaria, el equipo de sonido proporciona una realimentación aural del estado de par del motor, que ayuda al conductor a controlar con más precisión la velocidad del vehículo de forma subconsciente. Otra novedad del MX-30 son las levas integradas en el volante, que redondean el placer de conducción de un vehículo eléctrico.

La combinación de todos estos sistemas da una mayor uniformidad a la respuesta del vehículo a las acciones del conductor. Las transiciones entre fuerzas G resultan más fluidas y se notan mejoras en la agilidad y en la estabilidad durante los virajes. En definitiva, una experiencia de conducción al más puro estilo de Mazda con un refinamiento aún mayor.

Prestaciones avanzadas de seguridad para disfrutar con toda tranquilidad

Mazda trabaja para eliminar los accidentes de tráfico en la sociedad del futuro. Por eso, no deja de incorporar mejoras de seguridad, en línea con la filosofía de Seguridad Proactiva de Mazda.

Las tecnologías de seguridad avanzada i-Activsense del Mazda MX-30 se han reforzado con una nueva funcionalidad añadida al sistema de Frenada de emergencia pre-impacto (SBS) que evita colisiones en las intersecciones. Igualmente, cuenta con la tecnología Emergency Lane Keeping, diseñada para ayudar al conductor a mantenerse en su carril en vías con bordillos u otros elementos visibles de delimitación de la calzada, incluso en ausencia de marcas de carril.

La carrocería del Mazda MX-30 no solo es robusta sino que, además, absorbe con eficiencia la energía y ofrece una excelente seguridad en caso de colisión, a pesar de las puertas freestyle sin pilar central. Los ingenieros de Mazda han incorporado las tecnologías y los conceptos de desarrollo más avanzados, como una estructura cuidadosamente diseñada que protege la batería de alta tensión.

Presentación Nacional del Nuevo Mazda MX-30

Especificaciones principales del Mazda MX-30

Tipo de carrocería

 

SUV

Número de plazas

 

5 personas

Longitud x anchura x altura totales

4.395 mm × 1.795 mm × 1.555 mm

Distancia entre ejes

 

2.655 mm

Cadena cinemática

 

e-Skyactiv

Suspensión delantera

 

Tipo MacPherson

Suspensión trasera

 

Eje torsional

Dirección

 

Cremallera y piñón

Frenos (delanteros / traseros / control)

 

Discos ventilados / discos macizos /

freno regenerativo cooperativo

Tamaño de neumático

 

215/55 R18

Batería de propulsión

Tipo

Batería de iones de litio

Célula

Prismática

Tensión total

355 V

Potencia eléctrica total (capacidad de la batería)

35,5 kWh

Motor

Tipo

Motor síncrono de corriente alterna

Sistema de refrigeración

Refrigeración por agua

Métodos de carga

Carga CC

Según estándar COMBO

Carga CA

Corriente máxima 6,6 kW